Las aplicaciones para la gestión empresarial se han convertido en elementos centrales y críticos de la mayoría de organizaciones actuales y en fuente de ventajas competitivas para aquéllas capaces de interpretarlas adecuadamente. En la actualidad, el mercado de las Enterprise Applications crece incesantemente impulsado por fenómenos como el Software Libre, el Software as a Service (SaaS) o el Cloud computing; democratizando el acceso a herramientas y soluciones reservadas, hasta hace poco, a las grandes corporaciones y organizaciones públicas. En paralelo, observamos actualmente algunas fuertes nuevas tendencias que están provocando ya una nueva revolución en este tipo de soluciones. Entre ellas podemos destacar la movilidad en entornos empresariales, la 'socialización' de las aplicaciones o el Big Data, entre otras.